15.6 C
Huaraz
domingo, 17 octubre 2021

Hugo Edmundo Ríos de la Cruz: La verdad sin rodeos ni prejuicios

Abogado defensor con estudios en la facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Fue presidente del círculo universitario huaracino, en la ciudad de Lima. Dictó el curso de derecho procesal penal en la UNASAM, así como el curso de historia del derecho en la ULADECH. Siempre fue y sigue siendo un defensor de las causas justas, habiendo integrado el frente de Defensa de los Intereses de Huaraz. Ha desempeñado el cargo de alcalde de la provincia de Huaraz, así como el cargo de Decano dl Ilustre Colegio de Abogados de Áncash.

Su amistad con Donato Cervantes se evidencia con mayor énfasis a partir del mes de febrero de 1984 a causa de una experiencia o incidente inesperado como prefiere denominarlo a causa de una reunión entre curiosos para conocer sobre la milagrosa sanación de su brazo.

Diez años después a la primera experiencia, aquel 14 de septiembre de 1974 en la cual Donato Cervantes tendría el contacto con los seres celestiales en el lugar denominado Monte Grande en Chasquitambo mientras laboraba como chofer para la empresa Sauti-Ice encargada de ejecutar la pavimentación de la carretera Conococha-Pativila en convenio con el Organismo de Desarrollo de la Zona Afectada por el terremoto de 1970.

Consultado sobre la motivación que lo llevó a escribir el libro tras ocho años de la muerte de su amigo Donato Cervantes y aquella experiencia única y trascendental, Hugo Ríos confiesa que lo ha hecho a consciencia.

–          He sentido la obligación moral de que muchas de estas experiencias deben ser conocidas porque nos indica que estos hechos seguidos de otras tantas revelaciones, buscan darnos mensajes de cambio a la actual situación de egoísmo frente a los grandes males.

–          Somos aves de paso y como los decía Donato Cervantes, es necesario que el ser humano cambie en su forma de comportamiento y el modo de vida que no guarda la armonía con el actual, estado de cosas.

Telepatía

El sello eco celestial

El abogado Hugo Ríos refiere además que aquel primer acercamiento con Donato Cervantes fue a causa de un atrevido pensamiento elaborado por él mientras su interlocutor refería detalles de su insólita experiencia con los seres de otros planetas.

“Me había leído la mente”-, refiere Hugo Ríos.

Los seres celestiales vienen para invitar a que el hombre cambie no para hacer ningún espectáculo circense, le refirió a las personas reunidos en torno a Donato Cervantes.

“Yo nomás como hombre común y corriente he sido parte del mundo; me gustaba la bebida, el cigarro, las mujeres…

En esas circunstancias, Hugo Ríos piensa para sus adentros; también maricón…

A lo cual, Donato Cervantes interviene cortante para responderle en seco:

Eso si no, doctito, nunca me he volteado…

Sorprendido, Hugo Ríos se vio sorprendido por la inexplicable respuesta.

Me agarró en el aire, confiesa Ríos.

Años después de la muerte de Donato Cervantes, Hugo Ríos recuerda esa experiencia y suelta una carcajada por su “mozada”, luego del cual le pidió disculpas pero obtendría una respuesta igual de impactante y enigmática.

–          No se preocupe, doctor, a partir de ahora en adelante esa será nuestra forma de comunicación, mediante la telepatía.

A partir de esta lectura telepática ambos se convertirían en grandes y cercanos amigos a tal punto que en muchas de las ocasiones, cuando Donato Cervantes, un hombre sencillo y rústico en el hablar, quería ayuda para redondear un mensaje o idea, el abogado Hugo Ríos iba en su auxilio y ambos lograban comunicarse mentalmente o, como él mismo refiere, telepáticamente.

Experiencias personales

Visita a la milagrosa imagen del Divino Niño del Milagro en Puerto Eten con Donato Cervantes.

Avanzaban los años y la amistad se fue consolidando entre ambos personajes, el abogado, hombre de letras y el mecánico; hombre de campo, Donato Cervantes.

Según cuenta Hugo Ríos, meses después Donato le advertiría sobre sucesos futuros con los miembros de su familia. Entre ellos la muerte de una de sus hijas acaecido el año 2010 en un accidente fatal.

De igual modo otros eventos menos trágicos pero igual llenos de momentos de tensión y tristeza como el accidente de una caída en una cascada en la zona de Pariahuanca, en la provincia de Carhuaz, durante un visita de campo de Hugo Ríos junto a sus hijos.

Todas estas premoniciones iban acompañados de mensajes oníricos, es decir, a través de sueños que luego eran interpretados por Donato Cervantes acerca de algún peligro y riesgo ante lo cual siempre terminaba exhortando a su amigo para que tuviese cuidado.

–          Donato me advierte que tenga cuidado al ir a esos lugares.

–          Él tuvo un sueño en donde yo caí a un sapo y resbalo para caer a un torrente de agua, refiere.

–          Ese sueño coincidió casi exactamente con el accidente de mi hija quien se resbala y es tragada por la cascada de agua y en mi desesperación voy en su auxilio cayendo y resbalando conforme al sueño. En ese caso el sapo fue una piedra liza muy resbalosa, confiesa.

Mensajes eco celestiales

En el libro publicado por Hugo Ríos se manifiesta sobre la existencia de más de 40 mensajes eco celestiales que le fueron revelados a Donato Cervantes en su contacto con los seres celestiales durante los años de contacto.

Hugo Ríos refiere que por experiencia propia es necesario tener un equilibrio entre las emociones, los sentimientos y pensamientos para lograr una paz interior conforme se refieren en los mensajes.

Muchos de estos mensajes son una invitación a un cambio de conducta respecto al prójimo, así como la relación armoniosa con la madre naturaleza y los demás miembros de la sociedad.

Ciencia con consciencia

En gran parte del texto testimonial de Hugo Ríos respecto a la experiencia junto a Donato Cervantes con los seres celestiales se repite una frase muy llamativa: Ciencia con consciencia.

Indagando por esta afirmación le preguntamos el significado y el mensaje que encierra la frase a Hugo Ríos quien responde:

–          Es una expresión que le alcanzan a él (Donato) a través del eco celestial que le alcanzan a él, conforme lo dice el libro.

–          Es momento de tomar conciencia espiritual con la fuerza del amor.

–          Quitar la vida del amor sería como quitar la luz del mundo.

–          Al padre del universo ni a la madre de la naturaleza no hay que cansarlo.

–          Porque es la única fuerza de la vida que ilumina el camino de nuestra existencia.

–          El idioma celestial es amor con consciencia.

–          Ciencia con consciencia.

La ciencia con consciencia se explica con la serie de inventos como la bomba atómica con el uso de la ciencia pero sin consciencia porque sirvió para eliminar las ciudades japonesas durante la segunda guerra mundial.

Este hecho guardaría relación con muchas situaciones en donde los últimos descubrimientos tienen otra finalidad que terminan con la vida de los seres humanos, así como los demás seres vivos en el planeta. (Edgar Palma)

Noticias relacionadas

- Publicidad -

Lo más leído